Zumo de cereza: ¿Elixir de memoria?

La hipertensión, la inflamación y el estrés oxidativo son factores importantes en el desarrollo del deterioro cognitivo.

El zumo de cereza puede reducir la presión arterial sistólica (PA) y mejorar el estado de estrés inflamatorio y oxidativo en adultos mayores.

Ene sta ocaión el estudio publicado en el último número de Food&Function se evalúa si el consumo diario de jugo de cereza ácida mejoraría las capacidades cognitivas.

En este ensayo controlado aleatorio, 37 adultos de entre 65 y 80 años de edad con función cognitiva normal fueron reclutados y asignados aleatoriamente para consumir dos tazas de zumo de cerezas de Montmorency durante 12 semanas. La memoria subjetiva y el rendimiento cognitivo objetivo se evaluaron al inicio y después de la suplementación con zumo durante 12 semanas mediante un cuestionario de memoria subjetiva validado y una batería estandarizada de pruebas.

La ingesta calórica diaria y los niveles de actividad física se evaluaron durante todo el período de estudio.

Después de la intervención, los participantes del grupo de cereza estuvieron más satisfechos con las puntuaciones de memoria y obtuvieron un mejor rendimiento en la tarea de aprendizaje de los asociados emparejados en comparación con el grupo control.

El análisis dentro del grupo mostró que la atención visual sostenida (p < 0,0001) y la memoria de trabajo espacial (p = 0,06) mejoraron después del consumo de 12 semanas de zumo de cerezas en comparación con los valores de referencia correspondientes.

El consumo diario de zumo de cereza puede mejorar las capacidades cognitivas. Esto puede ser a través de las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de la cereza y su capacidad para disminuir la PA. Se necesitará investigaciones adicionales para confirmar estos hallazgos.