Ampliación de ventana terapéutica en ictus isquémico. 

En un reciente artículo publicado en el New England Journal of Medicine describen cómo la ampliación de la ventana terapéutica en el ictus es posible.

El tiempo para iniciar la trombólisis intravenosa para el accidente cerebrovascular isquémico agudo generalmente se limita a 4,5 horas después de la aparición de los síntomas. Algunos ensayos han sugerido que la ventana de tratamiento puede extenderse en pacientes que han mostrado tener tejido cerebral isquémico pero que aún no han sufrido infarto en las imágenes.

Se realizó un ensayo multicéntrico, aleatorio y controlado con placebo que incluyó pacientes con accidente cerebrovascular isquémico a los que se les detectaron regiones del cerebro hipoperfundidas pero rescatables en imágenes de perfusión automatizadas. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente para recibir alteplasa intravenosa o placebo entre 4.5 y 9.0 horas después del inicio de la apoplejía o al despertar con la apoplejía (si es dentro de las 9 horas desde el punto medio del sueño). La medida de resultado primaria fue una puntuación de 0 o 1 en la escala de Rankin modificada, en la que las puntuaciones oscilan entre 0 (sin síntomas) y 6 (muerte), a los 90 días. El cociente de riesgos para la medida de resultado primaria se ajustó según la edad y la gravedad clínica al inicio del estudio.

Entre los pacientes en este ensayo que tuvieron apoplejía isquémica y tejido cerebral recuperable, el uso de alteplasa entre 4.5 y 9.0 horas después del inicio de la apoplejía o en el momento en que el paciente se despertó con síntomas de apoplejía resultó en un porcentaje más alto de pacientes sin o con un déficit neurológico menor que el uso de placebo.