Toxina botulínica y cefalea por abuso de medicación.

La toxina botulínica A (BTA) se utiliza ampliamente como tratamiento de la migraña crónica. Sin embargo, la eficacia en los estudios sólo fue modesta y probablemente influenciada por la eliminación del "ciego" debido a la eliminación de las arrugas de la frente inducida por la BTA. Además, la mayoría de los participantes de los estudios estaban usando en exceso los medicamentos para el dolor de cabeza agudo y podrían haberse beneficiado de la abstinencia.

En un ensayo clínico aleatorio doble ciego controlado con placebo publicado recientemente (Brain, Volume 142, Issue 5, May 2019, Pages 1203-1214 ) se evaluó si el tratamiento adicional con BTA aumenta la eficacia de la abstinencia aguda a la medicación.

Los participantes se inscribieron entre diciembre de 2012 y febrero de 2015, con un seguimiento hasta enero de 2016, en un único hospital académico en los Países Bajos. Se incluyó un total de 179 participantes, hombres y mujeres, de 18 a 65 años de edad, diagnosticados con migraña crónica y uso excesivo de medicamentos para el dolor de cabeza agudo. A todos los participantes se les instruyó que se retiraran de forma aguda de todos los medicamentos durante un período de 12 semanas, en un entorno ambulatorio. Además, fueron asignados aleatoriamente (1:1) a 31 inyecciones con BTA (155 unidades) o placebo (solución salina); para prevenir el "ciego", los participantes tratados con placebo recibieron dosis bajas de BTA (17.5 unidades en total) en la frente, junto con inyecciones salinas fuera de la región de la frente.

En conclusión, en los pacientes con migraña crónica y uso excesivo de medicamentos, la BTA no ofrece ningún beneficio adicional sobre el retiro agudo solo. La abstinencia aguda debe probarse primero antes de iniciar un tratamiento más costoso con BTA.