Riesgo de suicidio y enfermedades neurológicas

Un pequeño pero significativo aumento del riesgo de muerte por suicidio se produce en los meses inmediatamente posteriores al diagnóstico de trastornos neurológicos específicos, según muestran los resultados de un amplio estudio poblacional de más de 7 millones de personas.

Los pacientes diagnosticados con un trastorno neurológico grave tenían de cuatro a cinco veces más probabilidades de morir por suicidio en comparación con la población general. Este riesgo era particularmente alto entre aquellos que habían sido diagnosticados con la enfermedad de Huntington o la esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

Aunque el suicidio sigue siendo un evento poco común, "los neurólogos podrían esforzarse por estar atentos a los pacientes que están angustiados en el momento del diagnóstico o que presentan síntomas de depresión", dijo la investigadora del estudio Annette Erlangsen, PhD, jefa de programa en el Instituto de Investigación Danés para la Prevención del Suicidio, Centro de Salud Mental, Copenhague, Dinamarca.

Los diagnósticos neurológicos, incluyendo la meningitis, la polineuropatía y el síndrome de Guillain-Barré, no están asociados con la conducta suicida, añaden, mientras que los diagnósticos de la enfermedad de Alzheimer y la demencia "podrían estar asociados con un menor riesgo de suicidio, aunque los hallazgos han mostrado inconsistencias".

En general, quienes habían sido diagnosticados con un trastorno neurológico tenían un riesgo significativamente mayor de suicidio: 44,0 por cada 100.000 personas-año, en comparación con 20,1 por cada 100.000 personas-año entre todos los demás residentes de Dinamarca. La tasa de incidencia ajustada era de 1,8.

Los investigadores se mostraron intrigados por el hallazgo de que las personas tenían tasas elevadas de suicidio dentro de los primeros 3 a 6 meses después de ser diagnosticadas con demencia, sin embargo, la tasa de suicidio disminuyó con el tiempo para este grupo, y después de 3 años, tienen una tasa de suicidio más baja que la población general.