Parkinsonismos y transtornos del sueño

Los trastornos del sueño pueden indicar la presencia de parkinsonismo prodrómico, incluyendo la enfermedad de Parkinson. Todavía no está claro si la calidad general del sueño o la duración en sujetos de otra manera sanos está relacionada con el riesgo de parkinsonismo.

Se planteó la hipótesis de que tanto la peor calidad y duración del sueño autoinformada, como el deterioro longitudinal de estas medidas, están asociados con el riesgo de parkinsonismo, incluyendo la enfermedad de Parkinson.

En el estudio prospectivo basado en la población de Rotterdam, evaluaron la calidad y duración del sueño con el Índice de Calidad del Sueño de Pittsburgh en 7726 sujetos (edad media 65 años, 57% mujeres) entre 2002 y 2008, y de nuevo en 5450 sujetos entre 2009 y 2014.

A los participantes se les dio seguimiento hasta el 2015 para un diagnóstico de parkinsonismo y enfermedad de Parkinson. Los resultados se evaluaron mediante múltiples modalidades: entrevistas, examen físico y seguimiento continuo de los registros de farmacia y los registros médicos de los médicos generales.

Más de 64 855 personas-año en 13 años de seguimiento (media: 8.4 años), 75 participantes desarrollaron parkinsonismo, de los cuales 47 desarrollaron la enfermedad de Parkinson. Se demostró que durante los dos primeros años de seguimiento, la peor calidad del sueño {coeficiente de riesgo (CRI) 2,38 por desviación estándar[intervalo de confianza del 95% (IC del 95%: 0,91 a 6,23)]} y una duración del sueño más corta[CRI 0,61 por aumento de la desviación estándar (IC del 95%: 0,31 a 1,21)] se relacionaron con un mayor riesgo de parkinsonismo. Las asociaciones de peor calidad del sueño[CRI 3,86 (IC del 95%: 1,19 a 12,47)] y menor duración del sueño[CRI 0,48 (IC del 95%: 0,23 a 0,99)] con la enfermedad de Parkinson fueron más pronunciadas, y estadísticamente significativas, en comparación con el parkinsonismo. Este mayor riesgo desapareció con una mayor duración del seguimiento. El empeoramiento de la calidad del sueño[CRI 1,76 por aumento de la desviación estándar (IC del 95%: 1,12 a 2,78)], así como el acortamiento de la duración del sueño[CRI 1,72 por disminución de la desviación estándar (IC del 95%: 1,08 a 2,72)], se relacionaron con el riesgo de la enfermedad de Parkinson en los seis años siguientes.

En conclusión, el deterioro de la calidad y duración del sueño son marcadores de la fase prodrómica del parkinsonismo, incluyendo la enfermedad de Parkinson.