Obesidad y demencia

Para ayudar a determinar si la obesidad en la mediana edad es una causa de demencia y si el bajo índice de masa corporal (IMC), la baja ingesta calórica y la inactividad física son causas o simplemente consecuencias de la aparición gradual de la demencia, se registraron estos factores en un gran estudio prospectivo de 20 años y se relacinaron con las tasas de detección de la demencia por separado durante los períodos de seguimiento de <5, 5 a 9, 10 a 14 y 15+ años.

Un total de 1.136.846 mujeres del Reino Unido, con una edad media de 56 (SD 5) años, fueron reclutadas entre 1996 y 2001 y se les preguntó sobre la altura, el peso, la ingesta calórica y la inactividad. Se les hizo un seguimiento hasta 2017 mediante un enlace electrónico a los registros del Servicio Nacional de Salud, detectando los ingresos hospitalarios con mención de demencia.

La detección de la demencia durante los años 15+ se asoció con la obesidad en la medida de referencia (IMC 30+ vs 20-24 kg/m2: RR 1,21, intervalo de confianza del 95% 1,16-1,26, p < 0,0001) pero no claramente con un bajo IMC, baja ingesta calórica o inactividad en la línea de base. Estos tres últimos factores se asociaron con un aumento de las tasas de demencia durante la primera década, pero estas asociaciones se debilitaron sustancialmente con el transcurso del tiempo, acercándose a la nulidad después de 15 años.

En conclusión, la obesidad de la mediana edad puede ser una causa de demencia.