Nueva esperanza para el Alzheimer

Las pruebas preclínicas con nilotinib, un fármaco aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) para la leucemia, indican una mejora en los fenotipos de la enfermedad de Alzheimer.

En un nuevo estudio los investigadores investigaron si el nilotinib es seguro, y detectable en el líquido cefalorraquídeo, y altera los biomarcadores y el declive clínico de la enfermedad de Alzheimer.

El nilotinib 150 mg frente al placebo correspondiente se tomó por vía oral una vez al día durante 26 semanas, seguido de nilotinib 300 mg frente al placebo durante otras 26 semanas.

De los 37 individuos inscritos, 27 eran mujeres y la edad media (SD) era de 70,7 (6,48) años. El nilotinib fue bien tolerado, aunque se observaron más eventos adversos, en particular cambios de humor, con la dosis de 300 mg. En el grupo de nilotinib, la carga amiloide del sistema nervioso central (SNC) se redujo significativamente en el lóbulo frontal en comparación con el grupo de placebo. El líquido cefalorraquídeo Aβ40 se redujo a los 6 meses y Aβ42 se redujo a los 12 meses en el grupo de nilotinib en comparación con el placebo. La pérdida de volumen del hipocampo se atenuó (-27%) a los 12 meses y el fosfo-tau-181 se redujo a los 6 meses y a los 12 meses en el grupo de nilotinib.

El nilotinib es seguro y logra concentraciones de líquido cefalorraquídeo farmacológicamente relevantes. Los biomarcadores de la enfermedad se alteraron en respuesta al tratamiento con nilotinib. Estos datos respaldan un estudio multicéntrico más amplio y prolongado para determinar la seguridad y la eficacia del nilotinib en la enfermedad de Alzheimer.