Leche y Salud

Traducido de N Engl J Med 2020; 382:644-654

La leche de vaca incluye una compleja combinación de macronutrientes, micronutrientes y factores de fomento del crecimiento que pueden contribuir a la nutrición humana; sin embargo, todos esos nutrientes pueden obtenerse de otras fuentes (como ha sucedido en muchas sociedades tradicionales con un consumo históricamente bajo de productos lácteos).

En el caso de los adultos, la evidencia general no apoya un alto consumo de lácteos para la reducción de fracturas, lo que ha sido una de las principales justificaciones de las actuales recomendaciones de los Estados Unidos.

Además, el consumo total de productos lácteos no se ha relacionado claramente con el control del peso o con los riesgos de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Es probable que el alto consumo de productos lácteos aumente los riesgos de cáncer de próstata y posiblemente de cáncer de endometrio, pero que reduzca el riesgo de cáncer colorrectal.

Es importante señalar que los efectos de los productos lácteos sobre la salud dependen en gran medida de los alimentos o bebidas específicos que se comparan; de hecho, los productos lácteos se comparan favorablemente con la carne roja procesada o las bebidas azucaradas, pero no con las fuentes de proteínas vegetales como las nueces. Además, no se ha establecido un beneficio claro del consumo de productos lácteos con bajo contenido en grasa sobre los productos lácteos enteros.

Los efectos en los niños del consumo de leche de vaca son menos claros debido a los mayores requerimientos nutricionales de los niños para el crecimiento, y los datos son más limitados.

Si no se dispone de leche materna, la leche de vaca puede ser un valioso sustituto en la primera infancia.

La leche promueve la velocidad de crecimiento y la mayor altura alcanzada, lo que confiere tanto riesgos como beneficios. La alta densidad de nutrientes de la leche puede ser particularmente beneficiosa en regiones donde la calidad de la dieta general y la ingesta de energía se ven comprometidas. Sin embargo, en poblaciones con una nutrición generalmente adecuada, el consumo elevado de leche puede aumentar el riesgo de fracturas en etapas posteriores de la vida, y la asociación de una mayor altura con el riesgo de cáncer sigue siendo motivo de preocupación.

En nuestra opinión, la recomendación actual de aumentar en gran medida el consumo de alimentos lácteos a 3 o más porciones por día no parece estar justificada.

La ingesta óptima de leche para una persona dependerá de la calidad general de su dieta.

Si la calidad de la dieta es baja, especialmente para los niños en ambientes de bajos ingresos, los alimentos lácteos pueden mejorar la nutrición, mientras que si la calidad de la dieta es alta, es poco probable que el aumento de la ingesta proporcione beneficios sustanciales, y es posible que se produzcan daños. Cuando el consumo de leche es bajo, los dos nutrientes de mayor preocupación, el calcio y la vitamina D (que es de especial interés en latitudes más altas) pueden obtenerse de otros alimentos o suplementos sin las consecuencias negativas potenciales de los alimentos lácteos.

En cuanto al calcio, las fuentes dietéticas alternativas incluyen la col rizada, el brócoli, el tofu, las nueces, las judías y el zumo de naranja enriquecido; en cuanto a la vitamina D, los suplementos pueden proporcionar una ingesta adecuada a un coste mucho menor que la leche enriquecida. En espera de investigaciones adicionales, las directrices para la leche y los alimentos lácteos equivalentes deberían designar idealmente una ingesta aceptable (como 0 a 2 porciones por día para los adultos), restar importancia a la leche reducida en grasas como preferible a la leche entera, y desalentar la adopción de alimentos lácteos endulzados con azúcar en poblaciones con altas tasas de sobrepeso y obesidad.