Lamprea: el futuro de la terapéutica

Los investigadores se han fijado en una antigua especie de peces en un intento de encontrar una mejor manera de administrar medicamentos terapéuticos en el cerebro para tratar afecciones y eventos que van desde el cáncer hasta el accidente cerebrovascular.

La lamprea es una de las especies de peces sin mandíbula más antiguas que se conservan. Pueblan tanto los ríos como las aguas marinas costeras en las regiones templadas de todo el mundo.

Estos peces de aspecto extraño se vuelven particularmente extraños por su boca deshuesada y recubierta de dientes. También son parásitos, alimentándose de la sangre de otros peces.

Una nueva investigación sugiere que estos habitantes acuáticos podrían proporcionar un vehículo adaptable para los medicamentos que tratan los efectos biológicos de condiciones o eventos de salud que afectan al cerebro.

Un estudio reciente, realizado por un equipo de científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison y la Universidad de Texas en Austin, ha analizado un tipo de molécula del sistema inmunológico de las lampreas, llamada "receptores variables de linfocitos" (VLR).

Los investigadores explican que lo que hace que los VLRs sean interesantes es su capacidad de atacar la matriz extracelular (ECM), una red de macromoléculas que proporcionan estructura a las células que rodean.

Esta red constituye una gran parte del sistema nervioso central, por lo que el equipo de investigación cree que los VLR pueden ayudar a llevar medicamentos al cerebro, aumentando la efectividad de los tratamientos para el cáncer cerebral, el traumatismo cerebral o el accidente cerebrovascular.