Ictus y patrones de sueño

Un estudio reciente muestra que los patrones de sueño saludables se asociaron con un riesgo reducido de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular en cerca de un tercio, incluso entre los que tienen un alto riesgo genético.

Durante un seguimiento medio de 8.5 años y con 7280 eventos documentados de enfermedad cardiaca y apoplejía, los individuos que anotaron 5 de 5 para comportamientos saludables de sueño - cronotipo temprano, dormir 7-8 horas por día, nunca o raramente experimentar insomnio, no roncar, y no experimentar somnolencia diurna excesiva frecuente - tuvieron un riesgo 35% menor de enfermedad cardiovascular incidente (CVD), un riesgo 34% menor de enfermedad coronaria (CHD), y un riesgo 34% menor de apoplejía, en comparación con aquellos que reportaron ninguno o sólo uno de estos comportamientos saludables de sueño.

Los investigadores analizaron polimorfismos de un solo nucleótido que se sabe están asociados con la CHD y la apoplejía. Los participantes fueron estratificados como en un riesgo genético alto, intermedio o bajo para cada resultado.

Encontraron un llamado efecto aditivo con la conducta de sueño y el riesgo genético, de manera que los que tenían el mayor riesgo genético y las menores conductas de sueño saludable tenían el mayor riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular

Se observó un patrón claro y escalonado de aumento del riesgo de CHD a medida que aumentaba el riesgo genético y disminuía el patrón de sueño saludable.

Por otro lado, los que tenían un bajo riesgo genético parecían perder parte de su protección inherente si tenían conductas de sueño deficientes.