Duración del sueño nocturno, fragmentación y calidad y riesgo diario de migraña

En el estudio publicado por Suzanne M. Bertisch et al. y titulado Duración del sueño nocturno, fragmentación y calidad y riesgo diario de migraña tratan de probar las hipótesis de que la duración insuficiente, la alta fragmentación y la mala calidad del sueño se asocian temporalmente con el inicio de la migraña en el día inmediatamente posterior al período de sueño (día 0) y al día siguiente (día 1).

Se trata de un estudio de cohorte prospectivo de 98 adultos con migraña episódica.

Los participantes completaron dos veces al día diarios electrónicos sobre el sueño, las cefaleas y otros hábitos de salud, y usaron actigramas de muñeca durante seis semanas.

Los participantes tenían una edad media de 35.1 ± 12.1 años. Se recogieron 4.406 días de datos, con 870 cefaleas reportadas. La duración del sueño ≤6.5 horas y la mala calidad del sueño no se asociaron con la migraña en el día 0 o el día 1. La baja eficiencia informada por el diario se asoció con un 39% más de probabilidades de cefalea en el día 1 (odds-ratio [OR] 1,39; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,06-1,81). La alta fragmentación evaluada por el actigrafo se asoció con menores odds de migraña en el día 0 (despertar después del inicio del sueño >53 minutos, OR 0,64; IC del 95%: 0,48-0,86; eficiencia ≤88%, OR 0,74; IC del 95%: 0,56-0,99).

en conclusión observaron que la duración corta del sueño y la baja calidad del mismo no se asociaron temporalmente con la migraña. La fragmentación del sueño, definida por la baja eficiencia del sueño, se asoció con mayores probabilidades de padecer migraña en el primer día.