Demencia: detección temprana

Un estudio reciente de John O'Brien y sus colegas se centró en la validación de los biomarcadores de la puntuación de riesgo de envejecimiento cardiovascular y demencia (CAIDE) en personas con riesgo de demencia. La puntuación CAIDE estima un riesgo de demencia a los 20 años en la edad media sobre la base de ocho variables - edad, sexo, educación, presión arterial sistólica, IMC, nivel de colesterol, actividad física y estado de apolipoproteína E - y oscila entre 0 y 18, con puntuaciones más altas que indican un mayor riesgo de demencia.

El estudio PREVENT-Dementia de O'Brien y otros incluyó a 167 personas de 40 a 59 años de edad, a las que se les asignaron puntuaciones CAIDE en el moemnto basal y se les evaluó por los cambios subsiguientes en los volúmenes cerebrales y ventriculares en la resonancia magnética. Los autores observaron que los individuos que se consideraban en riesgo de demencia, definidos por una puntuación CAIDE >6 en la línea de base, presentaban un 0,17% más de pérdida de volumen cerebral y un 1,78% más de aumento del volumen ventricular que aquellos con puntuaciones <6.

Este estudio llena un vacío en la literatura no sólo a través de la validación de un marcador biológico de una puntuación de riesgo, sino también a través del análisis longitudinal del cambio del marcador biológico.

Las conclusiones del estudio PREVENT-Dementia indican que los datos longitudinales recogidos en la mediana edad son útiles para rastrear y vigilar la progresión de los biomarcadores correspondientes a un perfil de riesgo específico.