Contaminación del aire y riesgo de esclerosis múltiple

La contaminación del aire puede ser otro factor de riesgo ambiental para el desarrollo de la esclerosis múltiple (EM), según sugiere una nueva investigación.

Un gran estudio de cohorte de casi 550.000 personas que viven en Italia mostró que los participantes que viven en zonas con altos niveles de contaminantes tenían un riesgo significativamente mayor de desarrollar EM que los que vivían en zonas con bajos niveles de contaminantes.

Los resultados confirman además una relación entre la exposición a los contaminantes del aire y el riesgo de padecer EM que se ha demostrado en investigaciones anteriores.

Varios factores ambientales pueden desencadenar una respuesta inmunológica anormal que se manifiesta en la EM. Los más estudiados son el bajo nivel de vitamina D, fumar cigarrillos y una dieta poco saludable.

Sin embargo, hay otros factores ambientales que merecen ser estudiados, incluida la contaminación.

Entre los contaminantes atmosféricos más tóxicos se encuentra la materia particulada (PM), que es una mezcla de finas partículas sólidas y líquidas suspendidas en la atmósfera terrestre. Las PM pueden variar entre 2,5 micras (PM2,5) y 10 micras (PM10) de diámetro.

Las principales fuentes de estos contaminantes son la calefacción doméstica y comercial (53%) y las actividades industriales (17%), seguidas por el uso de vehículos de carretera y no de carretera, la agricultura y la producción de electricidad.

La investigación epidemiológica ha descubierto una relación entre la contaminación del aire y la EM. Un gran estudio estadounidense publicado en 2008 en Science of the Total Environment mostró una asociación significativa entre la prevalencia de EM y los niveles de PM10 (P < .001).

Otros estudios han mostrado un aumento en el número de recaídas clínicas de EM que estaban relacionadas con la contaminación del aire.

Los investigadores actuales evaluaron la asociación entre los niveles de PM2,5 y la prevalencia de EM en la provincia norteña de Pavía, que tiene una población de 547.251 personas en 188 municipios.

Al controlar la contaminación por PM2,5, los participantes de las áreas urbanas tenían un mayor riesgo de EM en comparación con los habitantes de las áreas rurales (riesgo relativo [RR], 1,16; IC del 95%, 1,04 - 1,30; P = .003)

Las investigaciones recientes también han demostrado que la contaminación atmosférica está asociada con un mayor riesgo de otros trastornos autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico, la artritis reumatoide y la diabetes mellitus de tipo 1.

Sin embargo, la contaminación por sí sola es sólo una parte del panorama. La prevalencia de la EM en países altamente poblados y contaminados, como China y la India, es baja, con no más de 30 a 40 casos por cada 100.000 habitantes.