Cambios en la microbiota intestinal tras el inicio de terapias modificadoras de la enfermedad

Los pacientes con esclerosis múltiple (EM) que toman el ocrelizumab como tratamiento modificador de la enfermedad (DMT) exhiben cambios intrigantes en las bacterias intestinales, según una nueva investigación.

Estos hallazgos preliminares de un estudio en curso financiado por el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente Cerebrovascular se suman a la creciente evidencia de una relación crítica entre el microbioma intestinal y la EM.

Los datos también sugieren que "los cambios en la microbiota intestinal pueden formar parte del mecanismo de acción de una variedad de terapias modificadoras de la EM, incluyendo el ocrelizumab".

Los resultados mostraron una "normalización" de ciertos componentes del microbioma fecal en el grupo de EM a 1 mes de tratamiento con ocrelizumab en comparación con las medidas iniciales.

Múltiples miembros del grupo de EM tenían índices muy altos de recubrimiento de IgA para bacterias seleccionadas de la familia de las Lachnospiraceae productoras de butirato al inicio del estudio. Después del tratamiento con ocrelizumab, los pacientes mostraron una reducción en el índice de recubrimiento de IgA para estos productores de butirato.

Este estudio aporta mayor evidencia a la cada vez más creciente vía de la transformación de la microbiota como tratamiento de enfermedades autoinmunes.