Beneficios del Yoga en la Migraña

Añadir el yoga a un régimen de medicación estándar es significativamente mejor que la medicación por sí sola para proporcionar alivio de la migraña, según muestran los resultados de un ensayo controlado aleatorio (Neurology. Publicado en línea el 6 de mayo).

Los hallazgos del mayor ensayo de este tipo hasta la fecha mostraron que los pacientes con migraña episódica que añadieron el yoga a su régimen de medicación estándar experimentaron una reducción significativamente mayor en la frecuencia e intensidad de la migraña.

El beneficio fue significativamente mayor en el grupo de yoga en todas las áreas, incluyendo la frecuencia de los dolores de cabeza, el dolor, la intensidad del dolor, el uso de medicamentos y la medida en que la migraña interfería con la vida personal o profesional diaria.

La migraña es uno de los trastornos de dolor de cabeza primarios más comunes y discapacitantes, que afecta a alrededor del 13% de las personas en todo el mundo. El trastorno también puede tener un marcado impacto en la calidad de vida, haciendo que los pacientes falten al trabajo y afecten su rendimiento.

Además, la migraña es un factor de riesgo de otros trastornos, como la enfermedad cerebrovascular isquémica, la depresión y el suicidio.

Aunque el tratamiento de primera línea para los pacientes con migraña es la medicación, sólo alrededor de la mitad de los pacientes con migraña experimentan una respuesta clínicamente significativa.

Además, hasta el 10% de los pacientes interrumpen la medicación debido a eventos adversos, y se informa que casi uno de cada dos no está satisfecho con su tratamiento actual.

Por su parte, el yoga ha demostrado tener efectos beneficiosos en varias medidas de la migraña, incluyendo la frecuencia, la intensidad y la duración del dolor.

Para ayudar a determinar los efectos potenciales del yoga como terapia adyuvante en pacientes con migrañas episódicas, los investigadores realizaron un ensayo prospectivo, aleatorio y abierto de superioridad en un solo centro entre abril de 2017 y agosto de 2018.

En total, 160 pacientes con un diagnóstico de migraña episódica entre los 18 y los 50 años fueron asignados al azar a un tratamiento médico solo o a un tratamiento médico con yoga.

Ambos grupos también recibieron asesoramiento sobre los cambios en el estilo de vida que pueden ayudar con la migraña, incluyendo los beneficios del sueño, la dieta y el ejercicio. Los pacientes del grupo de intervención de yoga participaron en una intervención de yoga prediseñada, que realizaron durante 3 meses.

Los pacientes del grupo de yoga participaron en tres sesiones semanales de una hora en la institución durante el primer mes, facilitadas por un terapeuta de yoga calificado.

A esto le siguieron cinco sesiones semanales en casa durante los siguientes 2 meses. Los participantes recibieron un folleto con los detalles de la práctica y mantuvieron un registro de yoga. El cumplimiento se aseguró mediante llamadas dos veces a la semana del centro de yoga a los pacientes.

Los pacientes también mantuvieron un libro de registro del dolor de cabeza, que incluía detalles sobre el dolor de cabeza y los medicamentos. La gravedad del dolor de cabeza se evaluó mediante una escala analógica visual; el cuestionario de evaluación de la discapacidad por migraña (MIDAS) y la prueba del impacto del dolor de cabeza (HIT)-6 se utilizaron para documentar los cambios en la discapacidad específica del dolor de cabeza.

En total, 114 pacientes completaron el ensayo, 57 en cada grupo. Las características iniciales fueron comparables entre los grupos, excepto por una mayor frecuencia media de cefaleas entre los del grupo de yoga.

A los 3 meses de seguimiento, los resultados muestran que los pacientes del grupo de yoga experimentaron mayores mejoras en todas las medidas.

La frecuencia de los dolores de cabeza en el grupo de yoga disminuyó de un promedio de 9,1 por mes a 4,7 por mes al final de los 3 meses.

En comparación, los que recibieron medicamentos experimentaron una disminución promedio en la frecuencia de los dolores de cabeza de 7,7 por mes a 6,8 al final de los 3 meses.

Investigaciones anteriores han demostrado que el yoga puede mejorar significativamente el tono vagal, reducir la actividad simpática y también aumentar los niveles de óxido nítrico.

Otros beneficios potenciales del yoga para los pacientes de migraña incluyen un aumento del impulso parasimpático y la supresión de los sistemas de respuesta al estrés. La práctica también puede reducir la tensión en la cabeza, el cuello, los hombros y las zonas temporales, y aflojar los músculos rígidos que también pueden desencadenar dolores de cabeza.