Asociaciones del citomegalovirus y el virus de Epstein-Barr con las enfermedades neurológicas y la necesidad del desarrollo de vacunas.

Los herpesvirus han sido aislados de una amplia gama de huéspedes, incluidos los humanos, para los cuales se han designado nueve especies. Los herpesvirus humanos están altamente adaptados al huésped y poseen la capacidad de latencia, lo que les permite sobrevivir en el huésped de por vida, ocultándose eficazmente del sistema inmunológico. Esta capacidad de los herpesvirus humanos para modular la respuesta inmunológica del huésped plantea retos particulares para el desarrollo de vacunas, pero al mismo tiempo resulta atractiva para la aplicación de vacunas contra el herpesvirus humano en ciertas esferas de la medicina.
Existe una asociación entre la infección por el virus de Epstein-Barr (VEB) y la esclerosis múltiple (EM) o las malignidades asociadas al VEB.

Actualmente no se dispone de una vacuna eficaz contra el VEB que pueda prevenir las 200.000 nuevas neoplasias malignas asociadas al VEB que se producen cada año en todo el mundo.

Además existe un interés creciente en el desarrollo de vacunas EBV para prevenir la EM y, en vista de la asociación de la mononucleosis infecciosa con la EM, la reducción de la mononucleosis infecciosa infantil es una intervención potencial. Actualmente, no existe una vacuna EBV autorizada y, para poder avanzar en el desarrollo de vacunas EBV para prevenir la EM, se requiere un mayor entendimiento de la asociación del EBV con la EM.