Alzheimer y epilepsia

En una revisión de Current Opinion In Neurology ilustran la frecuencia y las tendencias de la comorbilidad de la epilepsia y la demencia y los efectos de los medicamentos antiepilépticos en las funciones cognitivas.

Aunque la mortalidad y la incidencia de la epilepsia están disminuyendo en general, están aumentando en los ancianos como resultado del crecimiento de la población y el aumento de la esperanza de vida.

La enfermedad de Alzheimer y otras demencias se encuentran entre las causas más comunes de las convulsiones y la epilepsia. La epilepsia también puede complicarse por el deterioro cognitivo, lo que sugiere una asociación bidireccional. Aunque la epilepsia con inicio en los ancianos puede ser la manifestación de una enfermedad/lesión del SNC, la causa del deterioro cognitivo es multifactorial e incluye factores estáticos (antecedentes genéticos, edad de inicio de la convulsión, lesiones cerebrales de desarrollo y adquiridas) y dinámicos [convulsiones recurrentes, descargas de epileptiformes, tipo y número de DEA y comorbilidades psiquiátricas]. La mayoría de los DEA, con especial referencia a los fármacos de primera generación, tienen efectos negativos en las funciones cognitivas; sin embargo, no se encontró ninguno que aumentara el riesgo de demencia.

Se espera un aumento neto de la carga de la epilepsia, la demencia y la comorbilidad epilepsia-demencia. El uso creciente de los FAE de segunda generación podría ayudar a reducir los efectos cognitivos adversos. Sin embargo, el costo bastante elevado de estos medicamentos podría retrasar su uso generalizado en los países de escasos recursos