Alteraciones neurológicas por COVID-19

Desde que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) confirmaron el primer caso de infección por coronavirus en los Estados Unidos el 20 de enero, gran parte del enfoque clínico se ha centrado naturalmente en los síntomas prodrómicos y los efectos respiratorios graves del virus.

Sin embargo, los neurólogos estadounidenses están informando ahora que los síntomas de COVID-19 también podrían incluir encefalopatía, ataxia y otros signos neurológicos.

Otros posibles signos y síntomas incluyen déficits neurológicos sutiles, fatiga severa, neuralgia del trigémino, anosmia completa/grave y mialgia, según informaron varios clínicos.

La semana pasada se documentó el primer caso presunto de encefalitis relacionado con COVID-19 en una mujer de 58 años tratada en el Sistema de Salud Henry Ford en Detroit.

Los médicos que informaron del caso de encefalopatía hemorrágica necrotizante aguda en la revista Radiology aconsejaron a los neurólogos que sospecharan del virus en pacientes con niveles de conciencia alterados.

Los investigadores en China también informaron del primer caso presunto de síndrome de Guillain-Barré asociado a COVID-19. Una mujer de 61 años presentó inicialmente signos de la neuropatía autoinmune GBS, incluyendo debilidad en las piernas y fatiga severa después de regresar de Wuhan, China. Inicialmente no presentó los síntomas comunes de COVID-19 de fiebre, tos o dolor de pecho.

Su debilidad muscular y la areflexia distal progresaron con el tiempo. En el día 8, la paciente desarrolló signos más característicos de COVID-19, incluyendo opacidades pulmonares de "vidrio deslustrado", tos seca y fiebre. Fue tratada con antivirales, inmunoglobulinas y cuidados de apoyo, recuperándose lentamente hasta el alta en el día 30.

No sabemos casi nada sobre las posibles interacciones entre la COVID-19 y el sistema nervioso.

A pesar de este creciente número de informes anecdóticos y datos de observación que documentan los efectos neurológicos, la mayoría de los pacientes con COVID-19 no presentan tales síntomas.

Otros grupos reportan convulsiones, enfermedades de la médula espinal y enfermedades del tronco cerebral. Se ha sugerido que la disfunción del tronco cerebral puede explicar la pérdida de la capacidad respiratoria hipóxica observada en un subconjunto de pacientes con la enfermedad grave de COVID-19.

Es probable que algunos de los fenómenos neurológicos de COVID-19 no estén relacionados causalmente con el virus.

Los clínicos en China también reportan síntomas neurológicos en algunos pacientes. Un estudio de 221 pacientes consecutivos con COVID-19 en Wuhan reveló que 11 pacientes desarrollaron un accidente cerebrovascular isquémico agudo, uno experimentó una trombosis de los senos venosos cerebrales y otro sufrió una hemorragia cerebral.

Una edad más avanzada y una enfermedad más grave se asociaron con una mayor probabilidad de enfermedad cerebrovascular.