Alcohol e Ictus: mala combinación

En un reciente estudio se intentó determinar la relación entre el abuso de alcohol (AA) y la abstinencia alcohólica (AW) con los resultados del accidente cerebrovascular isquémico agudo (AIS).

Todos los ingresos del AIS para adultos en los Estados Unidos desde 2004 hasta 2014 se identificaron a partir de la muestra nacional de pacientes hospitalizados (ponderada n = 4,438,968). Se utilizaron modelos ajustados multivariables para evaluar la asociación de la AW con las complicaciones médicas intrahospitalarias, la mortalidad, el costo y la duración de la estancia en pacientes con AIS.

Resultados De los ingresos de AA, el 10,6% de los pacientes, que representan el 0,4% de todos los AIS, desarrolló AW. La prevalencia de AA y AW en el AIS aumentó un 45,2% y un 40,0%, respectivamente, con el tiempo (p para la tendencia <0,001).

Los pacientes con AA eran predominantemente hombres (80.2%), blancos (65.9%), y en los grupos de edad de 40 a 59 años (44.6%) y 60 a 79 años (45.6%).

Después del ajuste multivariable, los ingresos por AIS con AW tuvieron >50% de aumento en las probabilidades de infección urinaria, neumonía, sepsis, sangrado gastrointestinal, trombosis venosa profunda e insuficiencia renal aguda en comparación con los que no tenían AW.

Los pacientes con AW también fueron 32% más propensos a morir durante su hospitalización en el AIS en comparación con aquellos sin AW (odds-ratio 1,32; intervalo de confianza del 95%: 1,11 a 1,58). La AW se asoció con un aumento de la duración de la estancia de ≈15-días y un aumento de 5.000 dólares en el costo de hospitalización (p < 0,001).

En conclusión AW se asocia con un aumento del costo, hospitalizaciones más prolongadas y mayores probabilidades de complicaciones médicas y mortalidad intrahospitalaria después del AIS. La vigilancia y el tratamiento proactivos de la AW pueden ser importantes para mejorar los resultados en estos pacientes