Pesticidas y Parkinson

Las estimaciones muestran que alrededor de 50,000 personas en los Estados Unidos son diagnosticadas con la enfermedad de Parkinson cada año.
Aunque no se sabe exactamente qué causa la enfermedad, se cree que los factores genéticos y ambientales juegan un papel crítico.

La exposición ambiental a los pesticidas, por ejemplo, podría aumentar el riesgo de desarrollar Parkinson.
Estudios anteriores han sugerido que los pesticidas paraquat y maneb, en particular, pueden aumentar la vulnerabilidad al Parkinson en personas que ya son genéticamente propensas a desarrollar la enfermedad.


Estudios más recientes han tratado de descomprimir los mecanismos neuronales que están en juego en este vínculo entre los pesticidas y la condición neurodegenerativa.Por ejemplo, algunos estudios han demostrado que los pesticidas interfieren con la neurogénesis, el proceso en el que el cerebro crea nuevas neuronas, en el hipocampo, que es una región clave del cerebro para la memoria y el procesamiento de la información.Los pesticidas tienen este efecto al causar alteraciones genéticas. Ahora, un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, desentraña algunas de las formas en que los pesticidas causan mutaciones genéticas, lo que lleva a la neurodegeneración.

El autor principal del estudio Scott Ryan, profesor de biología molecular y celular en la Universidad de Guelph, explica la motivación detrás de la investigación.

De esta forma señala: "Las personas expuestas a estos productos químicos tienen un riesgo 250 por ciento mayor de desarrollar la enfermedad de Parkinson que el resto de la población"