Ictus y Dieta

Los pacientes con accidente cerebrovascular pueden ayudar a prevenir el deterioro cognitivo siguiendo una dieta baja en sal, rica en alimentos como verduras de hoja verde y bayas, según un reciente estudio.

La dieta estudiada en este análisis es la llamada Mediterranean-DASH Intervention for Neurodegenerative Delay (MIND), un híbrido de la dieta baja en sodio DASH (enfoque dietético para detener la hipertensión) y la dieta mediterránea que se centra en frutas, verduras, whole-grains y proteína magra.

Estudios previos han demostrado que la dieta MIND se asocia con un deterioro cognitivo más lento en personas mayores sanas. Los resultados de este nuevo análisis indican que los pacientes que han padecido accidentes cerebrovasculares podrían obtener aún más beneficios de esta dieta que la población general.

Además de recibir atención estándar, como recibir estatinas y medicamentos para la presión arterial, asesoramiento sobre dejar de fumar  y someterse a exámenes neurológicos, los pacientes que han sufrido un ictus pueden beneficiarse de la aportación de un dietista y la planificación de comidas.

Rush University Medical Center, Chicago, Illinois.