Exposición solar y riesgo de Esclerosis Múltiple

Pasar tiempo en el exterior en el verano parece tener una asociación más fuerte con la reducción del riesgo futuro de esclerosis múltiple (EM) en lugar del tiempo pasado con luz solar directa sobre la piel, según un nuevo estudio.

Este hallazgo implica que "el mecanismo no puede ser mediado solo por la vitamina D", comentó la autora principal, Helen Tremlett, PhD, de la Universidad de British Columbia, Vancouver, Canadá. 

"Si bien la vitamina D puede desempeñar un papel, nuestros resultados sugieren que también pueden estar involucrados otros mecanismos. La luz del sol puede tener otros efectos inmunológicos además de simplemente aumentar la vitamina D."

El estudio también mostró que la asociación entre la exposición al sol y la reducción del riesgo de EM parece estar presente a lo largo de toda la vida, no solo durante la infancia o la adolescencia.

"Sabemos que la exposición al sol puede alterar el riesgo de esclerosis múltiple, pero faltan muchas piezas del rompecabezas. Este estudio agrega un poco más de información", dijo Tremlett.

"Nuestros datos sugieren que no es solo la exposición de la infancia al sol lo que parece disminuir el riesgo, sino que esta relación continúa hasta la edad adulta hasta unos años antes de que se desarrolle la EM".

El estudio ha sido publicado en línea en Neurology, el 7 de marzo de 2018.

Los investigadores también informan sobre la reducción de la exposición al aire libre en verano e invierno para las personas una vez que desarrollaron EM, que dicen que "puede tener un efecto negativo sobre la progresión de la EM y la actividad de la enfermedad, así como tener implicaciones más amplias para la salud".