Depresión y traumatismo cráneo-encefálico

Los individuos diagnosticados con conmoción cerebral o lesión cerebral traumática leve (TBI) tienen el doble de probabilidades de morir por suicidio en comparación con sus contrapartes sin antecedentes de traumatismo craneal, según muestra una investigación reciente

El doble aumento del riesgo de suicidio revelado por el meta-análisis, que incluyó a 700,000 individuos con traumatismo craneal y más de 6 millones de individuos sin tal historial, fue una "sorpresa" para el investigador principal Michael Fralick, MD, de los Departamentos de Medicina y Epidemiología de la Universidad de Toronto, Canadá.

Sin embargo, advirtió, el número absoluto de suicidios en el estudio fue bajo.

"El mensaje para llevar a casa es que más del 99% de las personas que tienen una conmoción cerebral no tendrán un resultado relacionado con el suicidio", agregó.

El estudio aparece en la edición en línea del 12 de noviembre de JAMA Neurology.

En el 80% de los individuos con conmoción cerebral, los síntomas neurológicos se resuelven a los 7 días de la lesión. Sin embargo, los investigadores observan que hasta un 25% de los pacientes experimentan síntomas neuropsiquiátricos crónicos, incluyendo ansiedad y depresión, que pueden persistir años después de la lesión inicial.


Para evaluar el riesgo de suicidio después de una conmoción cerebral, los investigadores realizaron una revisión sistemática y un metanálisis que incluyó a 713,706 pacientes que habían sido diagnosticados con conmoción cerebral y 6,236,010 individuos que no tenían antecedentes de conmoción cerebral o una lesión cerebral traumática leve.

Los investigadores identificaron 17 estudios relevantes publicados desde 1963 hasta mayo de 2017. Estos incluyeron 10 estudios de cohortes, cinco estudios transversales y dos informes de casos y controles. La revisión también incluyó informes inéditos presentados en las conferencias anuales de la Academia Americana de Neurología de 2012 a 2017.

Los estudios se realizaron en Norteamérica, Escandinavia y Australia. Siete informes incluían personal militar, y tres estudios se centraron principalmente en niños o estudiantes.

En los individuos que habían sido diagnosticados con conmoción cerebral o LCT leve, los investigadores encontraron un riesgo relativo (RR) de suicidio de 2,03 (intervalo de confianza[IC] del 95%: 1,47 a 2,80) en comparación con la población de comparación no afectada (p < 0,001).

El riesgo absoluto de suicidio varió de 0.28% a 0.59%.